domingo, 16 de agosto de 2009

...el mundo de (mis) libros...

Existe una extraña ley no escrita, pero conocida e inconscientemente ignorada entre los amantes del saber, que afirma que “La cantidad de libros a leer, será proporcional e inversamente superior a los libros leídos, conforme avance el paso del tiempo.” A este respecto, con un aire de tristeza y veracidad irrevocables, el mágico y laberíntico porteño, en una de las conferencias sobre literatura que impartió en Harvard decía:

“Alguna vez, cuando miro los muchos libros que tengo en casa, siento que moriré antes de terminarlos, pero no puedo resistir la tentación de comprar nuevos libros.”

Jorge Luis Borges

Y la verdad… es que ese pensamiento siempre lo he sentido como una experiencia cercana e inevitablemente próxima… que sé que algún día me tendrá que suceder.

* * *

No pasa un solo día sin que contemple durante un instante de plenitud silenciosa, mi preciosa biblioteca... libros de filosofía, poesía, pintura, música, escultura, ensayos, novelas, manuales... me rodean cada día cuando me siento a leer, pensar, escribir, investigar o escuchar. Es una sensación intelectualmente plena, sentirse arropado y observado por Cervantes, Homero, Leibniz o Lorca, mientras uno intenta adentrarse en lo más recóndito del alma humana. Estos peligrosos viajes no pueden realizarse solos, tal y como nos enseñó el excelso poeta italiano en su Divina Comedia. La soledad creadora, tiene que estar poblada de esas voces silenciosas y admirablemente sabias, que deben guiarnos en nuestro recorrido por el abismo.
Pero la cantidad de páginas a leer crece, y la pasión no cesa, lo que provoca irremediablemente la acumulación de libros y más libros sobre la mesa de estudio y las estanterías. Una nueva lectura te remite a otra, y ésta a otra, y esta otra menciona a un nuevo autor desconocido, que te adentra en nuevas corrientes, y así la angustia, impulsada por la vocación, se va apoderando de la pasión, desembocando finalmente en una serie de cálculos matemáticos inexplicables: “¿Cuánto tiempo necesitaré para poder leer todo el material que tengo acumulado?” Probable y tristemente, más de una vida... lo sé.
Y ante esta situación, emerge instintivamente en mi interior, la coherencia absurda que me hace pensar en la amplitud inabarcable del saber, según la cual y apoyándome en mis compañeros de viaje, pienso inútilmente en los esbozos vislumbrados:

“¡Cuánta razón tenía el poeta! ...”

“Retirado en la paz de estos desiertos,
con pocos, pero doctos libros juntos,
vivo en conversación con los difuntos,
y escucho con mis ojos a los muertos.”

Francisco de Quevedo

29 comentarios:

Conchi Guirao dijo...

A lo largo de la vida y conforme vamos aprendiendo, leyendo, interesandonos nuevas cosas, vamos cambiando...Que grandes compañeros de enriqueciemiento personal son los libros, esos que tanto nos ayudan a meditar, a modificar nuestros pensamientos, a ser críticos....

Aunque no te dé tiempo a leer todos los libros que llenan tu biblioteca, dejarás la más valiosa de tus herencias, más valiosa que todas las riquezas materiales que puedas dejar, porque dejarás la apertura a la emancipación intelectual de quien posee tu más preciada joya.

Un Beso Rubén.

Ruben M. M. dijo...

Conchi, los buenos libros tienen un valor esencial que todo el mundo debería apreciar. De ser así, el mundo iría mucho mejor.
Llevas razón, de no ser capaz de leer toda mi biblioteca, espero que alguien venga por detrás y sepa aprovechar esa ventana hacia la apertura que tú mencionas. Me gusta mucho tu descripción de biblioteca, como “apertura a la emancipación intelectual”.

Conchi, me encantó tu comentario, de verdad. Muchas gracias por tus palabras y por compartir tu sabiduría.

Un beso fuerte!

Raquel dijo...

Rubén,es una verdadera fortuna encontrar a personas que amen la lectura como lo haces. Te multiplicas, eres el mismo pero de una extraña manera te sabes otro. Eres de los pocos que ama saber puede ir y venir a otros mundos. Bien decía Vargas Llosa que es una forma de vivir soñando, y sin duda es un derecho que debíamos defender sin rubor. En este momento tengo entre mis manos el grandioso Lazarillo de Tormes y en el prólogo hay una cita que me ha encantado:
" No hay libro por malo que sea, que no tenga una cosa buena" Pilinio
Mis respetos para ti, Rubén.
Raquel

Ernesto Cisneros-Rivera dijo...

Mi querido Rubén:

Los libros deberían ser la única adicción incurable del mundo. Y comparto contigo y el resto de tus seguidores dos sentencias maravillosas sobre ellos.

Una se la oí hace muchísimos años al ya fallecido escritor mexicano, Ricardo Garibay: "Los libros son la mejor escuela para aprender de la vida".

La segunda es el lema de una cápsula cultural sobre el mundo de los libros que pasa por una estación de radio de la Ciudad de México, y que rubrica su conductora, la maestra Alicia Zendejas: "Todo lo que somos, está en los libros".

Dixit est.

Un fuerte abrazo.

Ranzzionger dijo...

Rubén, enhorabuena por esta magnífica entrada. De verdad, creo que es difícil describir con mejores palabras lo que suponen los libros para los que amamos la lectura y cómo nos enfrascamos en una lucha de Tántalo con el tiempo y el espacio para saciar nuestra sed que, aunque sabemos de antemano perdida, no por ello nos importa acudir al desafío pertrechados sólo con nuestras manos y nuestros ojos.

Gegess dijo...

Hola Rubén!
Cuán cierto es esto que decís!
Yo pensaba que era la única loca a quien casi retaban por compar tantos libros...es una tentación, un real placer...y es verdad, uno se toma un minutito cada día y contempla orgulloso su biblioteca (y en mi caso también la dvdteca jeje).
Mi biblioteca es mi tesoro más preciado!

"Que otros se enorgullezcan por lo que han escrito, yo me enorgullezco por lo que he leído"
Jorge Luis Borges

Saludos!!!!

HUMO dijo...

Ruben: es cierto lo que cuentas, pero pasa en otro orden de las cosas y gustos de la gente, no solo con la literatura, eso exactamente es lo que me atrapa a mi particularmente, el estudio de las necesidades humanas, por qué a unos les causa placer leer un libro y a otros ver una película o una obra de teatro etc, y a otros pintar o cocinar o estar bajo los fierros de un auto o el deporte y literalmente pueden morir si se pierden una final.Si, me fuí al otro extremo, pero lo que quiero decir es que hay tantas cosas a veces imperceptibles que no podremos abastecer en nuestra corta existencia...sin embargo es un tesoro que cultivamos por el solo hecho del placer que nos provoca y la avidez que nos llega a condicionar segun el afán que llevemos con nosotros.Además y especificamente los libros tienen el don maravilloso de cultivar el alma y poseen magia porque no se si has notado que por lo general locos como yo a veces los leeemos mas de una vez y siempre me devuelven diferentes percepciones y me enriquecen aún mas!


cariños!

=) HUMO

y no me busques en otro lado , solo dejo mi mensaje aquí, no tengo ganas de ir revolviendo letras.=)

Lucas Esandi dijo...

La grávida amistad de los libros causa nuestro afecto por ellos.
Hugo afirma que una biblioteca es un acto de fe. Emerson que es un gabineta mágico que está lleno de espíritus que duermen en los libros.
Cuando leemos generosamente resurgen esos espíritus.

Borges dijo que un libro se parece una plegaria. No sabemos si llega destino, se pierde en la sombra, acaso.

Yo tengo ese culto del libro y sé que razonablemente, al paso que voy, no termine de leer nunca mi biblioteca pues sigo comprando libros nuevos. Y bien, quizá deba ser así, en ella se encierran muchos misterios velados que esperan ser descubiertos cuando haga surgir las letras impresas en ellos.

Un abrazo, Rubén.

Ruben M. M. dijo...

Raquel, encontrarse con la lectura es una de las grandes cosas que a uno le pueden suceder en esta vida. La posibilidad de pensar, “vivir” y conocer que te ofrece la lectura es difícil de encontrar en otro ámbito. Además, con la lectura también aprendemos a ver la vida con una mirada más profunda y completa.
Lo que dice la cita que haces del Lazarillo, lo aprendemos precisamente gracias a la lectura. Cuando acabes con la lectura, me cuentas a ver qué te ha parecido. Hay mucho contenido concentrado en esa novela.

Saludos cordiales, y gracias por venir a leerme.

Ruben M. M. dijo...

Ernesto, los libros son una adicción fantástica, pero también tienen su peligro si te atrapan totalmente. Gracias por las citas, pero incluso para un obseso de los libros como yo, creo que es exagerado tomarse al pie de las letras ambas citas.
Los libros son un complemento fantástico para vivir la vida, pero la experiencia de la vida en primera persona no puede ser olvidada.
El video que tengo colgado en mi entrada titulada “Magistral” (de 7 de abril), ejemplifica perfectamente esto que digo. El monólogo del protagonista es genial.

Un abrazo!

Ruben M. M. dijo...

Ranzzionger, los que vivimos apasionados por los libros nos entendemos bien cuando hablamos acerca del sentido de esta pasión. Es cierto que esta pasión supone una lucha terrible con el espacio y el tiempo, pero te confieso que me encantaría que llegase el día en el que no tuviese donde guardar libros... sería genial. Y esa sed de la que hablas, ya sabe el que la padece que es totalmente insaciable, como bien dices.

Un saludo, y gracias por compartir sentimientos y pasiones.

Ruben M. M. dijo...

Gegess, por suerte, y aunque parezca mentira, aunque no somos muchos, creo que somos más de los que creemos, los que enloquecemos (en el buen sentido) con los libros y los admiramos sin cesar. Y aunque prefiero los libros, también me sucede algo muy parecido con los DVDs y CDs que contienen obras que considero grandes. Me gusta conservar lo bueno.
Genial también la cita de Borges.

Saludos!!

Ruben M. M. dijo...

Humo, tienes razón en lo que dices; yo aquí me centro en los libros, pero es decisivo que cada cual encuentre su pasión, a través de la cual poder darle un sentido más pleno a la vida.
Aunque he de reconocer que unos ámbitos son cualitativamente más valiosos que otros para la realización del ser humano.
Tu último párrafo creo que se refiere a lo que comentábamos el otro día, de recuperar entradas antiguas, me parece perfecta tu opción. Cada uno que escriba donde quiera. Este es un espacio para la reflexión y la creación, la cual sólo es posible desde la libertad.

Gracias por tu completo comentario,
y un abrazo!!

Ruben M. M. dijo...

Lucas... te estaba esperando, ya echaba de menos tu aportación. Gracias por seguir enseñándome.
Amigo, es bueno encontrarse en estos espacios con almas gemelas, por lo menos en lo que respecta a este mundillo de los libros.

Un abrazo!!

Helena dijo...

Hola; así es, nos vemos irremediablemente limitados por el tiempo que transcurre a gran velocidad y los libros se acumulan en estantes,mesas de luz...Queremos tener a mano el que primero deseamos terminar, pero algún amigo entonces nos alcanza algún otro para leer y con tal de devolver cuanto antes ese gran tesoro, le damos prioridad, y así andamos por la vida, cargando las lecturas por venir y proyectando los libros por leer y comprar cuando hayamos terminado este o aquel.
A la vez, todos ellos nos dan ideas, y queremos ser creadores, entonces escribimos y necesitamos tanto tiempo que al final nos resignamos un poco, y vamos disfrutando poco a poco cada uno, deseando que no termine.
Un abrazo y mil gracias por pasar siempre por mi blog, es un placer tener tu visita.

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...leido
aun
vienes
ida
de liras
soñando
y
despierto
puedo
abrigar
lomos
que huelen
en
cada pagina
tu ayer
y el mio
aunque gastados
dentro
mi alma
jamas
olvidados...


que envidia ruben de bibiloteca

como me agradaria estar dentro

seguir cada volumen desde el al-

zado hasta la huella rica de ca-

da uno como un traje a punto de

estrenar , conoci a julio caro

baroja y me llevo a ver la suya

tambien te hubiese gustado ,

llena de incunables...recibe un

afectuso saludo desde --- mis

horas rotas---donde te sigo y

animo a defender , mimar y cuidar

tan bello tesoro ya oro de libro.



un fuerte abrazo, ruben :


jose
ramon.

Ruben M. M. dijo...

Helena, no se podría haber dicho mejor. Me sentí plenamente identificado con todo lo que dijiste. Los comentarios a esta entrada me están sirviendo para darme cuenta de somos muchos los locos de los libros, el saber y la reflexión. Muy bueno el comentario que haces respecto a la relación causa efecto que existe entre leer y querer crear. Es cierto.

Gracias y un saludo!!

Ruben M. M. dijo...

José Ramón, tus palabras son preciosas, dignas de cualquier biblioteca que se precie.
¡Qué suerte haber visitado la biblioteca de Caro Baroja! Esa sí que será una gran biblioteca.

Iré a visitarte a tu blog, y no dejes de venir por aquí, que tus letras prometen grandes contenidos.

Un saludo, y se bienvenido!!!

Ernesto Cisneros-Rivera dijo...

Mi buen Rubén:

Aclarando acerca de las citas que di en mi comentario previo y puntualizando sobre tu respuesta al mismo, acoto que ninguna de ellas da por sentado que la experiencia de vida en primera persona está antes o después de la adquirida a través de los libros. Por supuesto, ambas son complementarias.

Sin embargo, sí son citas válidas, porque se refieren a todo el acervo bibliográfico de la humanidad y no sólo a una parte. Además, no hay que olvidar que la experiencia en primera persona (con todo y lo necesaria que es) siempre estará limitada por la temporalidad y el espacio, lo que no ocurre en la que adquirimos a través de la lectura, pues los libros sí logran romper dicha limitante. Por muy amplia que sea nuestra experiencia de primera mano, siempre será sesgada, pues sólo atañe a nuestra perpsectiva personal sobre nuestra vida y no sobre "la vida".

A eso se refieren en sus citas el maestro Garibay y la maestra Zendejas, quienes hablan desde su experiencia de vida personal de muchos años (como comenté, el autor Garibay ya falleció) y pienso que la sabiduría que conceden éstos algo de verdadero ha de tener.

Finalmente, y eso abarcaría a la experiencia de vida de primera mano o vía los libros maravillosos, si no se razona ni interioriza, vale para nada y como ejemplo están todos esos casos donde las personas vuelven a dar una y otra vez los mismos traspiés.

Las citas de mis compatriotas creo que vienen a engrandecer el valor de los libros (todos, buenos y malos) y enriquecen el concepto de lo que ha de ser la experiencia de vida para cualquiera persona.

Ojalá haya quedado bien expresado todo esto.

Abrazote fuerte, amigo.

Lucas Esandi dijo...

Amigo Rubén:
He subido dos nuevos textos este último tiempo.
"Ars longa vita brevis" y "La verdad de la razón".

Un abrazo.

Ruben M. M. dijo...

Ernesto, no te preocupes, te entendí perfectamente en un principio, sólo quería matizar la importancia de la experiencia vivida. Obviamente, una vivida sin experiencia carece de un elemento fundamental, pero una vivida con el saber de los libros, multiplica sus posibilidades de satisfacción en todos los sentidos. De todas maneras, este segundo comentario tuyo, matiza mucho más tu primer comentario y lo deja todo claro. Gracias por tus puntualizaciones.

Un abrazo!!

Ruben M. M. dijo...

Lucas, me dirijo a tu blog a comentar tus textos...

Lucas Esandi dijo...

Rubén!
Te he respondido "Ars longa vita brevis" allí mismo.
Luego te respondo el de la razón.
Debo irme ahora.

Un abrazo.

Lucas Esandi dijo...

Contestado tu comentario a "Una verdad de la razón".
Me da gusto que el diálogo rinda fruto y que cada idea suscite otra.

Muchos saludos
de Argentina.

Ruben M. M. dijo...

Lucas, a mí también me encanta dialogar sobre estos temas, y agradezco mucho haber encontrado por aquí a personas como tú, y otras tantas que se pasan con frecuencia por este espacio.

Seguimos dialogando...

Un abrazo!

m dijo...

de acumular se acumula olvido
al poeta se le olvido ver


m

Ruben M. M. dijo...

m, es cierto que el olvido acumula grandes tesoros, pero yo diría que el poeta más que olvidarse de ver, alcanza una perspectiva que va más allá de la mera visión.

Saludos.

Paloma dijo...

"y así la angustia, impulsada por la vocación, se va apoderando de la pasión"

Es tal cual. Yo tengo una teoría y es que al final los libros le encuentran a uno.

Definitivamente me has atrapado.

Un beso

Ruben M. M. dijo...

Paloma... llegaste!
Ojalá tu teoría sea cierta y a lo largo de la vida me encuentren todos libros que que merecen ser leídos en una vida.

Un beso, y nos seguimos leyendo. Gracias por aportar tu reflexión.