viernes, 23 de mayo de 2014

El ensayista y la poetisa (IX)



Mi querido Ensayista,

no sólo continuas expresándote perfectamente y haciendo profundos análisis, sino que buceas por las palabras buscando el porqué...
Como bien sabes, para mí escribir poesía supone una liberación interior y como tú muy bien expresas en algunos de tus textos, desnudar -a veces- el alma de una manera absoluta.

Tus apreciaciones siempre son interesantes.

Gracias por todo ello.
Esta vez me encantaría que nos viéramos antes de decirnos miles de palabras envueltas en sugerencias infinitas... Por ello pienso que quizá deberíamos explicitar nuestros silencios más ocultos, como sucedió aquella vez…

Besos y más besos.

P.D.: Por favor, no tardes en responder a mi petición. Esta vez la paciencia no está albergada en mi alma.



Mi amada Poetisa,

estaré encantado de volver a reencontrarme contigo, aunque esta vez pondré una condición… en esta ocasión debemos lanzarnos al encuentro de lo deseado, “re-creando” un intento imposible por alcanzar nuestra lógica poética de la pasión, debemos buscar sin prejuicios el anhelo misterioso de nuestras almas. Como siempre, espero que tus versos sigan apuntando hacia ese espacio por definir, donde la significación se desliza dulce y sigilosamente, a través de nuestra sugerencia cargada de preciosidades pasionales. No sé si me supe explicar con claridad, pero en cualquier caso siempre te puedo indicar mis significaciones a través de “otros” lenguajes…
Te dejo una profunda caricia, mientras sigues esculpiendo versos imposibles, desde esa poesía, cargada de intimidad, que tan hermosamente sabes expresar.

Besos.


Mi querido y deseado Ensayista,
Sabes que siempre me arrancas una sonrisa, eres muy generoso conmigo. Estoy deseando verte. Podríamos vernos mañana al atardecer, en el mismo lugar que aquella vez…
Allí te esperaré, dispuesta al encuentro más sincero.


Te esperaré...

16 comentarios:

Mercedes dijo...

Sigo desde el principio este hermoso romance, como si estuviese entre ellos, un fantasma entre el ensayista y la poetisa, y hoy me han dejado esperando un encuentro que promete una pasión y romanticismo inusitados. Seguiré entre ellos.
Un abrazo.

Ruben M. M. dijo...

Mercedes, como escritoa que eres, sabes qué significa leer plenamente. Por ello, alcanzas ese maravilloso punto de vista del que hablas. Sigue "ahí" y veremos qué ocurre.
Un abrazo.

Andri Alba dijo...

Hola, un saludo y muchas gracia por seguirme. He hecho lo mismo. Ya volveré para leerte.

Ta lueguitooooo

Paloma Corrales dijo...

Caramba, parece que el reencuentro es inminente... ay, ¿nos harás esperar mucho?


Besos azules.

Sabina dijo...

wow, es como un dejavu...
"no se puede evitar lo inevitable"
me a gustado mucho, pero mucho. estaré pegada a la historia. un beso.

Andri Alba dijo...

Hey, esto que acabo de leer es precioso. Me encantó. Gracias por compartir!!!

Un abrazo,

Andri

Ruben M. M. dijo...

Andri, se bienvenido a mi "lugar".

Un saludo!

Ruben M. M. dijo...

Paloma, el reencuentro ya está ahí... paciencia, paciencia...

Besos.

Ruben M. M. dijo...

Sabina, me alegro de que te haya gustado. A ver qué sucede...

Besos.

Ruben M. M. dijo...

Andri, gracias a ti por leerlo y unirte a nosotros.

Un abrazo!

Mamen dijo...

No sabes qué ganas tenía de poder retomar la lectura de esta bella historia que me tiene hechizada, y que al principio era básicamente idealizada y cada vez se está convirtiendo en algo mucho más real y palpable entre nuestro ensayista y su poetisa.
No tardes mucho en publicar la próxima entrega... sigo esperando descubrir qué sucede.

Un beso enorme, un abrazo eterno y todo mi cariño.

Anorama dijo...

Es un placer que hayas visitado mi blog y espero que lo sigas haciendo

un saludo muy grande

pd: interesante blog también....increible!

Ruben M. M. dijo...

Mamen, gracias por tu entusiasmo y por tu seguimiento. Nuestro Ensayista y nuestra Poetisa esta vez parecen decididos...

Besos y abrazos!

Ruben M. M. dijo...

Anorama, el agradecimiento es mutuo. Nos leemos!

Un saludo!

Natalia Astúa Castillo (Natalia Astuácas) dijo...

Ayyyyyyyyyyyy me encantó.
Esa sucesión de cartas nos reencarnan muchas veces en el romanticismo más fiel.
Un fuerte abrazo Rubén.
Cuidate mucho.
Luz y magia.
:)

Ruben M. M. dijo...

Natalia, a ver si finalmente este nuevo alumbramiento, cristaliza en magia...

Abrazos!