viernes, 23 de mayo de 2014

El ensayista y la poetisa (XVI)

Muchos sois los que me habéis preguntado por Lucia, por Tristán, por la continuación de esta correspondencia, de esta relación...
Sólo puedo mostraros la última carta que ha llegado a mis manos. Este intercambio epistolar no tiene continuación, no sé si se habrán perdido las cartas o si en algún momento dejaron de escribir, en busca de otro lenguaje, de un contacto más íntimo y personal.
Os dejo con el último rastro escrito... comprometido con la promesa de haceros llegar nuevas cartas, en el supuesto de que éstas aparecieran algún día...






Mi querida Lucía,
nuevamente encuentro en tus palabras un gran acercamiento poético a tu ser, a tu silencio, a nuestra intimidad. Sabes conjugar belleza y experiencia de una manera muy lograda. Es curioso ver cómo el silencio insinúa palabras y cómo las palabras nos acercan a las cosas. Tú lo sabes bien…
Recojo tu ofrecimiento
y te cito en el día de mañana para ello. Besos.
Tu Tristán.



Mi amado Tristán,
creo que ha llegado el momento en donde nuestra relación se ha hecho unidad. Nos encontramos en ese complejo instante, donde debemos decidir… donde debemos ser valientes…
Los espacios donde se aposenta el alma, son tan pocos, amado mío, que si somos capaces de intuirlos el pensamiento se encargará de llenarlos de eternidad.

Un beso,
que corre hacia tí con el ansia propia de un nuevo -y quizás definitivo- encuentro.
tu amada.



Amada mía,
brindo contigo por ese maravilloso "lugar" hacia el que apuntas y por su infinita perdurabilidad, aunque efectivamente todavía tengamos que cumplir su totalidad; que quizás mañana podríamos encontrar...
Hoy te dejo un beso y el deseo absoluto y decidido de nuestra unidad.

Un beso amada mía,
tu amado.
------------------------------------------------

P.D.: Siento la inevitable y necesaria indefinición, pero todo queda en vuestras manos, en vuestra lectura, en la intención del espectador...

24 comentarios:

Amelia Díaz dijo...

Jooo...qué bonito...y con tanta posibilidad abierta...

Me encanta!!!

Besos!!!

Taty Cascada dijo...

Obvio que de las palabras pasaron a los encuentros reales y más fructíferos, pero como ambos gustan de la escritura, estoy cierta, que seguirán escribiéndose por el gusto leerse mutuamente...
Un abrazo.

Inés dijo...

El amor y el deseo de ser uno se lee en cada una de las palabras.
Me gusta mucho Rubén
Besos,

Mercedes dijo...

Sigo la hermosa historia de esta pareja que han aprendido a amarse en alma antes que en cuerpo.
Gran historia de amor esta que compartes con nosotros.
Un abrazo.

Ruben M. M. dijo...

Amelia, me alegro que te encante. Gracias por seguir la historia.

Besos!!

Ruben M. M. dijo...

Taty, ya veremos, ya veremos...

Un abrazo.

Ruben M. M. dijo...

Inés, hablas desde el interior y eso se percibe.
Gracias.

Un beso.

Ruben M. M. dijo...

Mercedes, es un honor para mí que sigas esta historia con tanto detalle.

Un abrazo, Novelista!

Amadeus dijo...

Todo tiene un final… salvo la salchicha que tiene dos. (Proverbio alemán) El problema es saber cuál será… Hay una cosa en la cual tienes perfectamente razón: in fine,los actos hablan, ellos…
Tal vez los franceses aciertan cuando dicen: no existe el amor, solo las pruebas de amor. Pero también es cierto que, quien anda en las huellas de otro no deja rastro…
Un abrazo.

Ruben M. M. dijo...

Amadeus, todo tiene un final... o casi todo... porque la eternidad, el abismo o el ser...¿lo tendrán?...uf!, vaya planteamiento...daría mucho que hablar...

Un abrazo!

Mamen dijo...

El intercambio epistolar termina en una última cita en la que todo puede pasar... yo siempre apuesto por los finales felices y por el triunfo del amor verdadero... pero en esta ocasión nuestros protagonistas han dejado tantas posibilidades abiertas que sólo ellos pueden saberlo.
Rubén, preciosa esta historia que has sabido tejer entrelazando la esencia de dos almas. Me cautivaste con ella desde el principio... y por nada del mundo podía perderme el final: mi más sincera enhorabuena.

Mil besos y un cálido abrazo.

Mr Darcy say hello dijo...

Incluso un recién llegado como yo puede llegar a percibir la ternura y el amor en cada palabra, observando el rastro dejado por cada carta tiempo atrás. gracias por transportarnos a otros mundos...

MAR dijo...

Gracias por tu post y por dejarnos elejir.
Besos para ti.
mar

Ruben M. M. dijo...

Mamen, gracias por seguir esta historia y enriquecerla con tus comentarios.

Besos y abrazos para ti también.

Ruben M. M. dijo...

Mr Darcy, toda la historia de este mundo está tejida en entradas anteriores. Ahí están para quien las quiera sentir y volver a leer o empezar a conocer.

Un saludo.

Ruben M. M. dijo...

Mar, gracias a ti por compartir tus sensaciones con esta lectura.

Besos.

Paloma Corrales dijo...

Se acercaron más allá de los gestos y las palabras, se adivinaron y se sintieron por dentro y por fuera... yo quiero creer que el tatuaje en su memoria es indeleble.

Un besazo, querido Rubén.

Ruben M. M. dijo...

Paloma, tu comprensión y creencia de esta historia es profunda y muy acertada. Gracias por haber seguido esta relación de esa amanera.

Besos.

L.N.J. dijo...

Delicado y sensual, una maravilla.

Saludos.

Ruben M. M. dijo...

L.N.J., gracias por tu no menos delicada apreciación.

Saludos.

Andri Alba dijo...

La verdad es que esta relación epistolar está muy linda. Que siga, pues deleita.

Un abrazo,

Andri

Ruben M. M. dijo...

Andri, la relación ha entrado en un momento y lugar muy íntimo, quizás demasiado íntimo para que podamos asomarnos.

Un abrazo.

Anouna dijo...

Vaya no comprendo porqué me he perdido tanto de ésta entrada. Te busqué entre mis comentarios porque recordé la historia y´quería saber en qué iba!! y me encuentro que las cartas ya no llegan, que quizá ellos buscaron otra forma de comunicarse, igual me parece bello.

Bueno, hace pocos días me llegó como regalo un libro recién editado, con las cartas originales que Pablo Neruda le envíaba a Matilde, su amante y luego esposa. Es un libro maravilloso, que entra a esos espacios que por mucho tiempo no tuvimos acceso.

Gracias por tus historias, ahora estaré al tanto por ver si ha llegado carta!!

Besos, Anouna Chile

Ruben M. M. dijo...

Anouna, no creo que esta correspondencia vuelva a reanudarse. Quizás ahora se "hablen" de otra manera.

Buscaré ese libro de Neruda. Suena muy interesante.

Besos.