viernes, 23 de mayo de 2014

El ensayista y la poetisa (XII)



Tras la cita encontramos la siguiente correspondencia, la cual nos narra algunos aspectos del mencionado encuentro...



Querida Lucía,

me encanta llamarte por tu nombre y más aún cuando estoy cerca de ti. Acudí a la cita envuelto en terror. Por tus últimas cartas no sabía qué iba a encontrar. La cercanía creciente con tu intimidad me nubla la capacidad para entender tus textos, pero tal y como intuí el destino me tenía reservado un lugar abisal. Pronto decidimos sobre nuestra acción y nos rendimos a su deseo. Tu persona sigue tan cargada de poesía y belleza como siempre.
Tu inmensa perspectiva poética me ha alumbrado espacios por recorrer, cargados de experiencias secretas, que me encantaría seguir desvelando por el resto de la eternidad. Es tan importante no ser infiel a uno mismo, que todo nos va en ello. No puedo ocultarte que hasta ahora siempre había pensado que la infidelidad era un asunto interesante, sumamente cargado de perspectivas inusitadas. En esa danza, el cuerpo lo dice todo y te deja sin decir nada… basta con obedecer. Pero ahora... estás tú.

Un beso.


Mi querido Tristán,

gracias a ti por tu dedicación y por tus maneras. Tú me regalaste una maravillosa posibilidad y la sugerencia de alguna composición, yo sólo aporté un puñado de versos y la manera en que una se "vierte" cuando se entrega hasta confundirse con el universo. El mérito es todo tuyo, yo sólo tuve que entregarme y dejarme llevar. Me pareció un juego seriamente interesante, que obviamente tendremos que repetir… quizás dutante "el resto de la eternidad".

Tuya, te mando un racimo de besos.

16 comentarios:

Taty Cascada dijo...

Vemos que las piezas de ajedrez ya han elaborado sus primeros movimientos, veremos si ambos son capaces de jugarse la vida en el tablero.

Sirocos dijo...

Ufff,
Ella,
no terminará con Tristán,
ella no...

MAR dijo...

Me gusta...fiel pero vivo y sensual.
Besos para ti.
mar

Sabina dijo...

"quizá durante el resto de la eternidad"
que bello... quiero mas.

Paloma Corrales dijo...

Diría que se trasluce un sentimiento de una profundidad inusual, creo que más que el cuerpo, tus personajes se acarician el alma.

Besos, querido Rubén.

Ruben M. M. dijo...

Taty, estas partidas hay que jugarlas hasta el final... y de una manera decidida, pues la vida nos va en ello.

Un abrazo.

Ruben M. M. dijo...

Sirocos; Tristán y Lucia, Lucia y Tristán... y todavía tanto que construir...

Ruben M. M. dijo...

Mar, me gusta tu lectura, Gracias.

Besos.

Ruben M. M. dijo...

Sabina, agradezco mucho tu acogida. En no mucho... habrá más...

Ruben M. M. dijo...

Paloma, tu lectura se adentra entre las líneas de esta relación y descubre nuevos paraísos, aún por esclarecer.
Tu interpretación me parece profunda y genial. Gracias por leerme.

Besos para ti también.

Amelia Díaz dijo...

Me tienes enganchada esperando, imaginando...casi creando una historia anticipada...
Eres un escritor genial..\

Besos.

P.S. Me encantan las obras de Nicoletta Tomas. Son una expesión de pasión y deseo incontenibles con figuras y colores magníficos.

Ruben M. M. dijo...

Amelia, me emociona saber que mi escritura os provoca los sentimientos que mostráis en vuestros comentarios. Es realmente una experiencia...
Gracias por tus amables palabras.
Subrayo tu comentario sobre Nicoletta Tomas, la descubrí gracias a internet y estoy intentando conocer más acerca de ella. Si sabes algo que me pueda ayudar a conocerla, dímelo...


Besos.

Andri Alba dijo...

Gracias por comentar en mi blog.

Esta relación va mejorando, este estoy y no estoy de la mujer, que motiva al hombre a seguir sus pasos. Esa persecución. Me gustó leer eso de ser fiel a uno mismo, es lo que intento ser a la hora de escribir...ubicarme en mi fidelidad a mí misma y desde ahí abrir mi "mentecorazón" y dar lo que tengo de la mejor manera que pueda.

Un saludo,

Andri

Ruben M. M. dijo...

Andri, gracias a ti por pasar por aquí. Parece que en la relación cada cual va asentando su lugar...
Todo aquél que se proponga escribir, debería intentar hacerlo desde la fidelidad...

Un saludo.

Anouna dijo...

Estás tú y eso hace un mundo de diferencia en lo que se creía y ahora se cree; el amor cambia nuestras maneras de ser y pensar.

Me gusta tu comentario a un comentario "estas partidas hay que jugarlas hasta el final... y de una manera decidida, pues la vida nos va en ello." Ojalá todos pensaran así de forma tan decidida.

Un abrazo, esto es más que emocionante.

Anouna

Ruben M. M. dijo...

Anouna, agradezco tu apasionada adhesión a esta historia. Gracias por dejar retazos de tu sensibilidad lectora.

Un abrazo.